La mentalidad del No Pain No Gain limita tu progreso

No pain no gain

Compartir el artículo:

Si algún día hiciste competencias en un deporte o te acercaste de un club de crossfit, es muy probable que hayas escuchado el lema del No Pain No Gain. Cómo si el rendimiento estuviera directamente relacionado con el sufrimiento y la superación de si mismo en el dolor. En realidad, para obtener el mejor rendimiento posible en un deporte, la cultura del No Pain No Gain es contra productiva.

La cultura del No Pain No Gain

Dejamos este lema a los masoquistas. Entrenar para mantener una buena salud o para el rendimiento requiere consistencia. Para la mayoría el dolor no es un buen factor de motivación. Si quieres ser consistente, el dolor o el sufrimiento no ayudan.

Ahora existen algunas personas que toman placer en la intensidad y en el sufrimiento durante los entrenamientos y puede ser un factor de motivación para ellos. Pero hay que acordarse que con el aumento de la intensidad, viene también el aumento de los riesgos de lesionarse por sobrecarga.

Lo que necesitas es encontrar maneras para que el entrenamiento sea divertido y gratificante. Algunas aplicaciones lo entienden muy bien y proponen funciones para desafiar, compartir o comentar las actividades de sus amigos.

Los programas más eficientes son aburridos

En el fitness los programas de entrenamiento más eficientes para transformar su cuerpo o ser más fuertes no son divertidos. Son aburridos y repetitivos. Es por eso que 90% de los que entran en un gimnasio por primera vez abandonan después de 3 meses.

Vienen con mucha motivación, pero la motivación es efímera. Para ser consistente hay que aprender a disfrutar el ejercicio. Es por eso que muchos entrenadores varían los workouts y proponen nuevos ejercicios regularmente. Te permite disfrutar cada entrenamiento y te mantiene consistente.

Mentalidad del no pain no gain

Más rendimiento o más seguridad ¿hay que elegir?

Cuando observamos las competencias de levantamiento de pesas, observamos que la técnica de los atletas se deteriora mucho con las cargas más pesadas. Es muy complicado mantener una técnica perfecta cuando el esfuerzo se vuelve más difícil. En este caso el cuerpo compensa para encontrar la posición más eficiente para realizar una tarea demasiado difícil. Lamentablemente el riesgo de lesión aumenta.

Sin embargo, los profesionales eligen el rendimiento en favor de la prevención para alcanzar su objetivo y ganar la medalla de oro.

¿Vale la pena tomar riesgos?

En el caso de un entrenamiento, la respuesta es no. Un plan de entrenamiento, que sea para un atleta profesional o un atleta aficionado, siempre se piensa cómo un maratón y no como un sprint, porque el cuerpo tiene sus propios ritmos que ningún entrenamiento puede acelerar.

Seguir 2 kilómetros más cuando sientes un dolor en la rodilla, terminar los últimos metros en sprint cuando tu cuerpo ya no puede más o ir a entrenar durante una reseca no sirve para nada a nivel de rendimiento. Mejor parar y descansar para volver a 100% en el próximo entrenamiento.

¿Y durante una competencia?

Es una pregunta muy personal y depende de los objetivos a corto y largo plazo de cada uno. Para muchos el deporte es mucho más que una actividad saludable. Es un juego, un desafío personal, una carrera profesional o una tradición. Si quieres tomar riesgos durante una competencia, necesitas entender cuales son tus prioridades en la vida, ya que los riesgos que tomas pueden afectar tu cuerpo para siempre.

¿Nuevo en el Método Funcional?

Empieza tu prueba de 7 días gratis

Quizas te interese

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *